Otro sitio más de CIMEB

Todos nuestros órganos y tejidos corporales están vinculados entre sí mediante la compleja red del sistema nervioso; sus funciones vegetativas y motoras conducen el funcionamiento de todo nuestro organismo, una falla en sus mecanismos de control o regulación dará origen a un proceso patológico que si no es corregido a tiempo desencadenará una enfermedad.
En efecto, sería impensable concebir el preciso y maravilloso funcionamiento de nuestro organismo sin la correcta conexión eléctrica (nervios conductores, llaves o nodos ganglionares.etc.) o electrónica: contenido de sensores (olfato, tacto, visión, temperatura, etc.) dentro de un ente regulador (el cerebro).


La práctica médica que permite corregir dichos desordenes y favorecer la optimización funcional nerviosa es lo que conocemos como Terapia Neural, dicho de otra manera, el “neural terapeuta” sería el electricista del cuerpo humano.


Cómo se realiza una Terapia Neural?

Se realiza mediante inyecciones prácticamente indoloras de una sustancia salina especial (neural terapéutico) en concentraciones muy bajas aplicada en las áreas que generan campos de interferencia y bloqueos de la información nerviosa.

Cómo actúa la Terapia Neural?

El fundamento de la terapia neural consiste en aprovechar el pequeño estímulo eléctrico especial que genera la solución de procaína y así lograr desbloquear y restablecer la conducción para recuperar la correcta función de los sistemas biológicos.
Los neuralterapéuticos que son anfóteros (Procaína y Lidocaína) poseen una carga eléctrica que se amolda al medio donde son inyectados contrarrestando el pH y equilibrando los patrones bioquímicos y electrónicos en forma fisiológica.

Cuándo es recomendable utilizar Terapia Neural?

En todo tipo de trastorno doloroso o funcional donde los laboratorios y estudios no justifiquen la sintomatología.
Cefaleas de todo tipo, problemas musculares o articulares, lumbalgias, hernias de disco, lesiones deportivas: codo de tenista, hombro doloroso, dolor de rodillas. Ideal en reumatismos: artrosis, artritis, Fibromialgia, etc.
Problemas digestivos y respiratorios crónicos (Epoc, Asma, Enfisemas, Sinusitis, Trastornos Glandulares    Tiroides, Próstata, Disfunciones Menstruales), complicaciones de la diabetes, cansancio crónico, depresión. Trastornos de ansiedad. Patologías de origen incierto. Infecciones recurrentes.

Beneficios adicionales de la Terapia Neural

Soluciona rápidamente el dolor y genera un bienestar instantáneo de los síntomas al actuar sobre la raíz del problema, evitando el uso innecesario de calmantes y otro tipo de fármacos.
Su respuesta es excelente tanto en patología aguda como crónica. En manos expertas prácticamente no tiene contraindicaciones. Puede aplicarse en todo tipo de pacientes críticos, bebes, niños, adultos, embarazo y ancianos.